José Antonio Meade Kuribreña, candidato presidencial del PRI, PVEM y Panal, aseguró que no declinará a favor de Ricardo Anaya para que se convierta en el próximo presidente de la República. 

“Meade no declina en ningún sentido, no declina en su deseo de que los departamentos ayuden a los damnificados y no declina a su aspiración a lo que estoy seguro el 1 de julio vamos a ganar la elección“, declaró el aspirante de la coalición de Todos por México minutos después de celebrar con pan de pulque y tamales el cumpleaños de Cesar Ricardo Flores, líder del PRI en Ramos Aripez.

Andrés Manuel está distrayendo la  atención de la ciudadanía, porque no ha podido explicar qué es dueño de dos  departamentos al sur de la Ciudad de México, manifestó el priista. 

El pasado lunes en un mitin en  Ixtapaluca, Estado de México, el candidato de Morena declaró que las coaliciones que postulan a Meade Kuribreña y a Anaya Cortés podrían aliarse de cara a la elección. 

“Andrés Manuel miente y  viola la ley en temas que parecieran ser sencillos, pero que tienen una profunda trascendencia”, manifestó Pepe Meade, quien se reunió con simpatizantes del PRI de Ramos Arispe y Monclova. 

Hoy la sociedad mexicana quiere de sus políticos transparencia, pero en el candidato de Morena es dueño de dos departamentos y usa un avión privado, agregó el priista. 

El ex secretario de Desarrollo Social (Sedesol) rechazó que haya una una guerra sucia en contra de López Obrador, quien asegura hay un documental sobre su vida y publicidad donde lo describe como un peligro para México. 

“La guerra sucia es cuando son anónimos y datos falsos, pero cuando son datos ciertos, pues la guerra sucia, más bien, es no asumirlo, no reconocerlo y no,  decir que efectivamente las cosas están a su nombre”, señaló José Antonio.

Agregó que cuando se aportan datos no puede hablarse de guerra sucia.

“Cuando uno aporta datos que desacreditan un dicho, lo único que queda, en realidad, es que se mintió”, expresó el aspirante presidencial, quien se prometió con los productores del acero a impedir políticas antidumping.

Monclova es el corazón de la industria acerera del país, así como es una ciudad que ha  mejorado en urbanización y seguridad.

“Mi convicción siempre ha sido que la industria del acero tiene que verse desde una perspectiva norteamericana, como una industria bien integrada y como un empleo que tenemos que salvaguardar, cuidando que no seamos objeto de dumping y de acero de mala calidad”, cerró Meade Kuribreña.