El empresario dijo que quiere ser los primeros en presentar una intención de compra de la aeronave”, cuyo precio real es de 125 millones dólares.

Pons llegó hasta la puerta de la casa pintada con los colores de Morena, fue invitado a hacer fila como todos los mexicanos que todos los días llegan a pedir trabajo, apoyo, ayuda o cualquier otra cosa al presidente electo.

Los dos guardias de seguridad privada que vigilan la puerta insistieron “fórmese” y respondió: "Esto es una cosa seria, porque quiero comprar el avión”.