El crecimiento de la actividad del sector privado de la zona euro ha registrado en agosto un ligero retroceso respecto del mes anterior, aunque se mantiene cerca de máximos de 15 años, según el dato adelantado del PMI compuesto

(industria más servicios), que se ha situado en 59,5 puntos desde los 60,2 de julio, según informó ayer IHS Markit.

La actividad del sector servicios modera ligeramente su ritmo de expansión en agosto respecto a julio, situándose en 59,2 puntos desde los 61,1 de julio, en mínimos de dos meses, mientras que en el sector manufacturero se ha desacelerado hasta los 61,5 puntos, frente a los 62,8 del mes anterior, su lectura más débil en seis meses.

"La recuperación económica de la zona euro mantuvo su impresionante ímpetu en agosto, y el índice PMI solo se redujo ligeramente frente a la máxima reciente de julio pasado hasta llevar su promedio para el tercer trimestre hasta la fecha al nivel más alto en veintiún años", indicó ayer Chris Williamson, economista jefe de IHS Markit.

Variante delta

En este sentido, destacó que, a pesar de que los contagios de la variante delta causaron problemas generalizados en la zona euro, reduciendo la demanda y creando más problemas de suministro, las empresas se beneficiaron de la relajación de las medidas de contención del virus hasta su mínima desde el comienzo de la pandemia. 

Los retrasos en las cadenas de suministros afectan a las empresas de manufacturas

En su análisis, IHS Markit señala que los niveles de nuevos pedidos recibidos en agosto se han mantenido entre los más elevados de las dos últimas décadas, impulsados por el persistente resurgimiento de la demanda de productos y servicios. Asimismo, destacó que el sostenido repunte de la demanda y las mejores perspectivas gracias al aumento del número de personas vacunadas se tradujeron en un auge del optimismo respecto de los próximos doce meses.

Problemas de mano de obra

Entretanto, el empleo creció a un ritmo igual a la máxima en veintiún años registrada en julio pasado debido a que las firmas expandieron su capacidad en proporción al reciente crecimiento de las carteras de pedidos y las perspectivas prometedoras.

Pese a que se notó una ralentización de la creación de empleo en el sector manufacturero, en parte debido a la escasez de mano de obra, el crecimiento del empleo en el sector servicios alcanzó su máxima desde septiembre de 2018.

"Los retrasos en las cadenas de suministro siguen causando estragos, haciendo que muchas veces las empresas no puedan responder a la demanda y aumentando los costes de las firmas aún más.

Estos costes, combinados con el auge de la demanda, causaron otro aumento casi récord de los precios medios cobrados por los productos y servicios, aunque hubo algunos bienvenidos indicios de que estas presiones inflacionistas puedan haber pasado lo peor por ahora", indicó Williamson que ve "preocupante" cierto movimiento al alza en el crecimiento de los salarios.

Alemania tira con fuerza, pero con problemas inflacionistas

Problemas de mano de obra Entretanto, el empleo creció a un ritmo igual a la máxima en veintiún años registrada en julio pasado debido a que las firmas expandieron su capacidad en proporción al reciente crecimiento de las carteras de pedidos y las perspectivas prometedoras.

Pese a que se notó una ralentización de la creación de empleo en el sector manufacturero, en parte debido a la escasez de mano de obra, el crecimiento del empleo en el sector servicios alcanzó su máxima desde septiembre de 2018.

"Los retrasos en las cadenas de suministro siguen causando estragos, haciendo que muchas veces las empresas no puedan responder a la demanda y aumentando los costes de las firmas aún más. Estos costes, combinados con el auge de la demanda, causaron otro aumento casi récord de los precios medios cobrados por los productos y servicios, aunque hubo algunos bienvenidos indicios de que estas presiones inflacionistas puedan haber pasado lo peor por ahora", indicó Williamson que ve "preocupante" cierto movimiento al alza en el crecimiento de los salarios.

Alemania tira con fuerza, pero con problemas inflacionistas La actividad empresarial en el sector privado alemán continuó creciendo con fuerza en agosto, según el PMI, aunque el ritmo de expansión se redujo ligeramente respecto a julio.

Así, el índice de producción compuesto (industria más servicios) de Alemania se situó en el 60,6 -muy por encima del umbral de no variación de 50,0, indicativo de un fuerte ritmo de crecimiento-, aunque inferior al récord de 62,4 de julio. Aún así, sigue siendo uno de los más altos de la de la serie, que se remonta a 1998.

La encuesta indica que se está produciendo una rápida recuperación de los niveles de empleo, apoyada por la creciente demanda y la fuerte confianza de las empresas hacia las perspectivas. Sin embargo, las presiones inflacionistas siguieron siendo elevadas, con un aumento casi récord de los costes empresariales.