Sin embargo, el hacer base en un lugar no autorizado como si fueran un transporte concesionado fue el motivo de la revisión en la que también se comprobó que algunos de los choferes no pertenecían a ninguna plataforma, por lo que fueron considerados como irregulares.

Cabe sellar,  aquellos que sí estaban inscritos en alguna aplicación móvil, carecían de documentos como licencia, póliza de seguro de cobertura amplía que ampare a los pasajeros en caso de siniestro; además de hacer base en espera de pasaje, lo cual está prohibido. 

En este sentido, el INVEA CDMX garantizó que quienes hicieran un traslado desde o al aeropuerto, o a algún lugar donde salieran a divertirse, fueran trasladados en vehículos que tuvieran las condiciones necesarias para prestar el servicio de manera segura.

Dichos vehículos fueron arrastrados con grúas o llevados por voluntad propia a  los corralones antes citados, sin embargo, para poder operar tendrán que presentar en los cinco primeros días hábiles los documentos en regla y esperar a la resolución del INVEA, con la que de cumplir, solo pagarían multa, así como los días de encierro.