Con una audiencia cercana a los 106 millones de mexicanos, la Televisora del Ajusco busca ser la líder en contenidos y apuesta por la innovación y tecnología. 

Oscar Alfredo Galeana

En julio de 1993, la televisión abierta mexicana cambió drásticamente con la aparición de la primera emisora que competía realmente de igual a igual con la cadena dominante del espectro en los últimas cuatro décadas. Derivado de la adquisición de los canales propiedad del Gobierno, el Instituto Mexicano de Televisión –o mejor conocido como Imevisión– y su red de repetidoras se convirtieron en Televisión Azteca. Justo por ello, la Televisora del Ajusco celebró recientemente 27 años ininterrumpidos al aire.

Benjamín Salinas Sada, CEO de la televisora, comentó al respecto de su aniversario de inicio de transmisiones: “TV Azteca celebra 27 años como una televisora que ha innovado en el mercado de televisión abierta y que compite con nuevos formatos y contenido creativo para distintas audiencias. La televisión abierta está aquí porque es parte de la vida de millones de mexicanos y ellos hoy cuentan con nosotros” y como parte de sus contenidos, el directivo señaló que en estos poco más de cuarto de siglo de emitir sus contenidos, se privilegia la divulgación de “un país próspero e incluyente; innovador y orgulloso; solidario y con sentido social, para construir un mejor futuro” y se dijo comprometido a logara su objetivo que se planteó al asumir la dirección de la televisora de Grupo Salinas: hacer la mejor televisión abierta en México en la era digital.

Salinas Sada se dijo no temer “entrarle a la competencia televisiva con contenidos audaces y nuevos formatos para atender a las diversas audiencias” y por eso su oferta busca en tomo momento satisfacer a las audiencias y demostrar que son y seguirán siendo una televisora de éxito orgullosamente mexicana.