El presidente Andrés Manuel López Obrador celebró que el Congreso de la Unión se haya aprobado la consulta popular y la consulta sobre revocación de mandato, a la que dijo se habrá de someter el 21 de marco de 2022.

El mandatario mexicanos aseguro que se modificó el artículo 35 para facilitar la realización de las consultas ciudadanas y los mexicanos puedan solicitar la celebración de estas consultas con carácter vinculatorio cuando se considere necesario.

En Palacio Nacional, López Obrador manifestó que con esta reforma se da paso a la democracia participativa, para que los ciudadanos “tengan las riendas del poder en sus manos”.

Dijo que otra reforma muy importante es que se pueda juzgar al presidente en funciones con la aplicación del método de la revocación del mandato

El Primer Mandatario acotó que ahora se podrá consultar a los ciudadanos después de 3 años, en “mi caso esta consulta va a realizarse en marzo del 2022, me gustaría que fuese el 21 de marzo del 2022, se va a preguntar qué si se quiere que siga el presidente o renuncie.”

 “Así como el pueblo pone, tenga la posibilidad de quitar a los malos gobernantes de manera democrática sin el uso de la fuerza, es un hecho inédito, salvo que ya va a quedar establecido”

Obrador destaco que es importante la reforma del artículo 108 para que el presidente pueda ser juzgado por todos los delitos, por lo que esto debe a los cambios que se llevan en el país por lo que debe de reconocerse la labor de los legisladores.

Enfatizó que en algunos casos son iniciativas de su movimiento y de otros legisladores, por lo que son “muy importantes estos cambios para acabar con los principales problemas de México: la corrupción y la impunidad”.

Sobre la discusión en el Pleno sobre la iniciativa para reducir el presupuesto de los partidos en un 50%, por lo que confío que “ojalá y se apruebe esa reforma”.

“Lo informó para que los ciudadanos estén pendientes y para ver quién es quién en este asunto, porque ya basta de retórica, simulación y demagogia, lo cierto es que se gasta mucho en mantener a los institutos electorales y a los partidos y estamos en tiempos de austeridad republicana”.

Subrayó que en el periódico neoliberal se crearon organismos de “parapeto” como la Comisión Nacional de los Derechos Humanos o el INAI, que “significaron cargas económicos para simular que se combatía la corrupción, se combatía la corrupción y que había democracia”.